Rigurosos estudios científicos demuestran el enorme potencial terapéutico de la luz y evidencian cómo la cantidad de luz a la cual el hombre se expone diariamente influye enormemente en su vitalidad y su estado de salud. Naturalmente es muy importante exponerse a la luz en tiempos y modalidades correctas.

Estos son algunos beneficios:

* Mejora la resistencia física

* Mejora la capacidad de atención y aprendizaje

* Mejora el sistema inmunitario

* Mejora la calidad de las emociones

* Mejora la tolerancia a la fatiga y al estrés

* Reduce las actitudes agresivas y mejora el carácter

* Regulariza los impulsos hambre/sed/sueño (reduce el hambre y el apetito compulsivo)

* Mejora los tiempos de recuperación de situaciones de fatiga y enfermedades

* Es eficaz en la cura de la soriasis (por medio de los rayos ultravioletas)

* Tiene una acción preventiva en el riesgo de tumores

* Mejora el crecimiento y el desarrollo

* Mejora la capacidad de aprendizaje, memoria e inteligencia

* Reduce el colesterol en la sangre

* Incrementa la testosterona en los hombres y la progesterona en las mujeres

* Produce vitamina D (absorción de calcio y minerales)

* Tiene una acción germicida en el caso de enfermedades infecciosas

* Regulariza los ciclos de sueño y el reloj biológico

* Mejora la circulación epidérmica (acción reafirmante)

* Aumenta la libido y las capacidades reproductivas

* Mejora la circulación (capacidad de transportar el oxígeno de la sangre)

* Tiene efectos terapéuticos en artritis, reumatismos, artrosis

* Mejora la visión

* Reduce la necesidad de consumir drogas y alcohol